[ÚLTIMAS CRÍTICAS] [DRAGSTER-WAVE.BLOGSPOT.COM.AR]

domingo, 27 de diciembre de 2015

CRÍTICA STAR WARS EPISODIO II: EL ATAQUE DE LOS CLONES (2002), POR ALBERT GRAELLS

SISTEMA DE CALIFICACIÓN: ☆ MALA BUENA MUY BUENA EXCELENTE

Introducción: En el Senado Galáctico reina la inquietud. Varios miles de sistemas solares han declarado su intención de abandonar la República. Este movimiento separatista, liderado por el misterioso Conde Dooku, ha provocado que al limitado número de Caballeros Jedi les resulte difícil mantener la paz y el orden en la galaxia. La Senadora Amidala, la antigua Reina de Naboo, regresa al Senado Galáctico para dar su voto en la crítica cuestión de crear un EJÉRCITO DE LA REPÚBLICA, que ayude a los desbordados Jedi...

Hay muchos que opinan que “La amenaza fantasma”, aún teniendo en cuenta que no es buena, es mejor que “El ataque de los clones”. Yo no estoy de acuerdo. “El ataque de los clones”, pese a no ser tampoco una buena película, es mejor, aunque tampoco mucho, que “La amenaza fantasma”, y hay motivos para creer eso.

Por ejemplo el personaje de Jar Jar Binks, esa especie de pato-jirafa jamaicano. Aunque el personaje es irritante para el espectador, en “El ataque de los clones” sus apariciones son muy contadas, no sale mucho, y tampoco habla mucho. Y lo más importante, su aparición en la película tiene un propósito, es necesaria la aparición del personaje de Jar Jar Binks en la historia de la película, aporta algo, no es un personaje que sobre. Eso ya es una gran mejora con respecto a “La amenaza fantasma”, pero “El ataque de los clones” tiene otro añadido del que carece la primera película de la segunda trilogía. Me refiero a Christopher Lee. No tiene la presencia que tenía Liam Neesson en la anterior entrega de la trilogía, pero el hombre se marcó un buen papel en la película, era un gran actor y es un placer verle actuar en “El ataque de los clones”.


Otra mejora con respecto a “La amenaza fantasma” es que, mientras que aquella tenía un tono infantiloide que estropeaba el conjunto, “El ataque de los clones” lo cambia por un tono romántico por la relación entre Anakin Skywalker y la Senadora Padme Amidala. Esto tiene dos ventajas. La primera es que el tono romántico no es tan presencial en “El ataque de los clones” como lo fue el tono infantiloide en “La amenaza fantasma”, eso quiere decir que el tono romántico-adolescente se sufre menos. Y la segunda es que el tono romántico tiene un mejor encaje en la historia de la película, precisamente por la madurez de la historia. La relación romántica que se desarrolla entre Anakin y Padme no se ve tan fuera de lugar en medio de las tramas políticas que también desarrolla la película como sí lo estaban los momentos infantiles en “La amenaza fantasma”.

Es cierto que la parte romántica de la película, el romance que se va desarrollando entre Anakin y Padme, no está bien construida. No hay muy buenos diálogos entre esos dos personajes, y la manera en que se va mostrando su relación a veces provoca un cierto rechazo en el espectador. Pero comparado con el romance de “Crepúsculo”, las escenas de Anakin y Padme parecen escritas por William Shekaspeare. Además, la repelencia que pudieran provocar esas escenas queda compensada por la genial composición musical de John Williams. El trabajo de Williams en la música del film hace soportables las escenas de romance entre Anakin y Padme, pero también consigue engrandecer otras escenas, como cuando Anakin va en busca de su madre para rescatarla de los moradores de las arenas, o cuando los clones atacan al ejército de droides del conde Dooku.

Otro aspecto de la película a destacar son los actores, algunos actores para ser exactos. Repiten Pernilla August como la madre de Anakin y Ian McDiarmid como Canciller Palpatine/Darth Sidious. Pero llama mucho la atención Hayden Christensen. No voy a decir que la actuación de Christensen sea buena, de hecho es bastante floja en la mayoría del film. Pero sí hay ciertos momentos de la película en los que Christensen actúa muy bien, como cuando Anakin se infiltra en el campamento de los moradores de las arenas y encuentra a su madre. En ese momento, por ejemplo, Christensen se lo curra, trabaja su actuación y ofrece una buena interpretación. Eso, en cierto punto, confunde al espectador, ver como Christensen en buena parte de la película muestra una actuación floja, pero que sin embargo hay ciertos momentos en que se luce. Por una parte está bien que Christensen haga una buena interpretación, aunque sea en escenas contadas, pero por otra parte no está bien que no lo haga igual de bien en el resto de sus escenas. El contraste que se percibe en la interpretación de Christensen entre unas escenas y otras termina por afectar negativamente al conjunto. Pero aun así se ve que, a pesar de sus limitaciones, Christensen le hechó ganas cuando actuó en la película.


Hay otro aspecto de la película que es positivo y a la vez negativo. Me refiero a los efectos especiales. Las criaturas hechas por CGI están muy bien creadas, se nota que son CGI pero no se ven falsos, tienen un buen acabado. Yoda es el mejor ejemplo. A diferencia de “La amenaza fantasma”, dónde Yoda era un muñeco, en “El ataque de los clones” está hecho íntegramente por ordenador, lo que permite a George Lucas regalarnos una estupenda pelea con sables láser entre Yoda y Dooku con saltos, volteretas, etc. Sin embargo, la parte negativa de los efectos especiales de “El ataque de los clones” es el festival del chroma key que canta como un calcetín sudado, hay momentos en que parece “Sky Captain y el mundo del mañana”.

Pese a ser más adulta que “La amenaza fantasma”, lo que se agradece muchísimo, “El ataque de los clones” no termina de ser tan oscura como la historia requiere. En la película vemos el inicio del declive de la República y el inicio de una guerra, vemos como fracasa la diplomacia y como eso pone en peligro la democracia en la galaxia. Hay ciertos momentos de la película que son muy maduros y oscuros, mayormente protagonizados por Anakin, dónde ya empezamos a ver como se va germinando en el personaje ese lado oscuro que se irá haciendo muy patente. Pero mayormente y en su conjunto a la película le falta reflejar la dureza de la historia que muestra, y eso hace que el resultado final termine por no ser del todo satisfactorio.

Lo mejor: La música de John Williams

Lo peor: Un chroma key que daña la vista.

Mi calificación es: